’Esta vieja ya mamó, no va a quedar nada de ella’; ’te vamos a violar’: policías de Tamaulipas. - El Zócalo

miércoles, 12 de julio de 2017

’Esta vieja ya mamó, no va a quedar nada de ella’; ’te vamos a violar’: policías de Tamaulipas.





En febrero pasado, María, una mujer que acompañaba a un menor de edad, cuyo casopresentó Revolución TRESPUNTOCERO en semanas pasadas, dio a conocer que cuando se encontraban en el predio conocido como Los Cocedores, ubicado en terrenos de la Colonia Claudett, arribaron al menos dos patrullas de la policía estatal.
“Una de ellas en color negro y otra más de color blanca, bajando de dichas unidades de cuatro a seis policías, uno de los cuáles accionó su arma de fuego en tres ocasiones hacia el cielo”, señaló la víctima.
Agregó que, al escuchar los disparos inmediatamente se tiró al piso para protegerse, dirigiéndose dos de los policías estatales de Fuerza Tamaulipas hacia ella, sujetándola por los brazos y comenzando a golpearla en diferentes partes de su cuerpo al momento que le gritaban con insultos que les entregara el radio de comunicación o el teléfono celular.


“Uno de los agentes de Fuerza Tamaulipas me puso las manos hacia atrás y luego me colocó unas esposas mientras que otro me pegaba en mi cara con sus puños, después me introdujeron a uno de los cocedores y me sentaron en una silla, ahí me rompieron mi ropa hasta que me desnudaron y luego me tomaron una foto con sus teléfonos que traían” dio a conocer según un testimonio obtenido por Revolución TRESPUNTOCERO.

“Otro de los agentes de la policía estatal le dijo a uno de sus compañeros, déjame tomarle una foto a esta vieja porque ya mamo, no va a quedar nada de ella”, denunció ante el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo.

Maria agregó que después de estar siendo torturada por al menos dos agentes, llegaron otros dos más con un plástico y se lo colocaron en la cara para evitar que respirara mientras insistían en gritarle que les entregara al radio de comunicación acusándola de ser una “halcona”.

“Me pusieron el plástico en la cara y luego me ponían sus manos en mi boca y en mi nariz mientras que otros agentes me sujetaban de las manos y de los pies para que no me moviera o para que no gritara pidiendo auxilio.

Y por más que intentaba manotear no podía, sentía que me iba a morir por falta de aire, luego otro de los policías me dijo: ‘pinche perra no te quites esto, refiriéndose al plástico que me pusieron en mi cara’”.Añadió que al menos en dos ocasiones los agentes de Fuerza Tamaulipas intentaron asfixiarla con un plástico y posteriormente siguieron torturándola para que aceptara trabajar para la delincuencia.
“Te vamos a violar entre todos”, le dijo uno de los policías estatales a la mujer, mientras que otro de sus compañeros les ordenó que ya la dejaran en paz pero lejos de hacerle caso le propinaron un puñetazo en la boca que la hizo vomitar sangre.
Después de eso, los agentes de Fuerza Tamaulipas se marcharon del lugar amenazándola con matarla si denunciaba los hechos. “No queremos que vayas a decir que te golpeamos porque si sabemos, te vamos a buscar y te vamos a volver a madrear y te va ir peor”, le dijo uno de los agentes estatales.

Además, Maria mencionó que finalmente pudo correr en busca de ayuda y que sus familiares la trasladaron al hospital Laredo para su atención médica. Cabe mencionar que mientras la víctima se encontraba en el interior del hospital recibiendo atención médica, ·un grupo de agentes de la policóa estatal Fuerza Tamaulipas, se presentó con ella para preguntarle qué le había sucedido, “pero en realidad se trataba de un acto de intimidación para que guardara silencio”, denunció el CDHNL.

Las unidades que arribaron al hospital Laredo fueron las número 887, 830 y 663, según pudo constatar el personal del CDH de Nuevo Laredo. Aun cuando la organización ha dado seguimiento y acompañamiento al caso, las autoridades continúan sin hacer justicia a la víctima, se ha denunciado. El caso se presenta como uno de los más de 15 violaciones a Derechos Humanos cometidas por estas policías, sin que existe aún justicia para las víctimas.

Dentro de los casos sobresalen tortura, desapariciones forzadas, detenciones arbitrarias y tortura, además de ejecuciones extrajudiciales, ha dado a conocer el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo, por medio de su presidente el Licenciado, Raymundo Ramos.

Con información de Revolucion 3.0